Hacer las preguntas adecuadas y ser feliz

Hemos visto a través del tiempo que cuando alguien nos hace una pregunta y nosotros siempre tenemos una buena respuesta y coherente a tal pregunta podemos tener mucho valor dentro de algún círculo social ya que el siempre tener respuestas es sinónimo de ser una persona “cool” y muy inteligente, y realmente puede que sea un 70% cierto, ya que las personas bien informadas se les agrega valor pero cabe destacar que no siempre el hecho de tener respuestas estas nos van a llevar a la reflexión o a la meditación de algún tema.
 Supóngase un caso de padres letrados por ejemplo un padre abogado y una madre maestra, estas dos profesiones poseen mucha información necesaria para ciertos temas pero muchas veces la respuesta “correcta” no siempre es la mejor, y por supuesto el niño crece con su propia filosofía de vida sin poder cuestionar las respuestas dadas por su figura de autoridad. Recuerdo que leí en algún lugar que es bueno y necesario preguntar, cuestionar y reflexionar sobre las decisiones así sean las más mínimas es bueno para el ser humano. Ya que nos ayuda a tener sentido lógico de las cosas y poder tener más criterio propio.
¿Preguntas demasiado O siempre tienes una respuesta para todo?
Este es un tema muy interesante porque la mayoría de las veces no nos damos cuenta de lo que solemos hacer y es importante saber si cuando se trata de finanzas ¿Eres de los que les gusta preguntar o responder? Esta es una pregunta al aire para que la puedas responder luego y reflexiones acerca de esto tan pequeño pero tan importante, cuando se trata de dinero en este caso debemos hacer las preguntas adecuadas por ejemplo:
«¿Por qué obtengo tan poco?» Tal vez es la pregunta recurrente en los hogares y ambientes de trabajo, esta pregunta es pesada y además si le prestas atención tiene un tono negativo; el hecho de constantemente discutir con el jefe o reunirse siempre a quejarse con amigos crean pensamientos tristes y amargos sobre la realidad y esto es lo que hace que nos preguntemos el “el por qué” de tan pocos ingresos, este tipo de preguntas consecuencias de pensamientos enfermos nos niegan la oportunidad de pensar o formularnos preguntas como por ejemplo: ¿Cómo aumento mis ingresos para asegurar un mejor futuro? Hacernos este tipo de preguntas es mucho más práctico y permite la creación de un plan de acción para cambiar nuestra realidad en vez de sumirnos en la queja y la tristeza, vamos ahora a hacer un ejercicio de respuesta de las preguntas comunes:

  • ¿Cómo organizarme y tener calidad de vida con lo que gano? 

A partir de ahora para tener control de su dinero haga un listado de todas las deudas, teniendo en cuenta los ingresos y gastos; también puede pasar más tiempo con su familia; e invertir parte de su capital en las actividades que más se alinean con su propósito de vida.

  • ¿Cómo aumentar mis ingresos para asegurar un futuro mejor? 

Quien tiene las posibilidades de conocer y otros idiomas puede dar clases y generar ingresos de esa manera.
Pregunte sin ofender…
Es bueno hacer preguntas correctas olvidando victimizarse, yo llegue a hacer unas cuantas preguntas acerca de las finanzas, una pregunta clásica es ¿Por qué nunca tengo suerte a la hora de invertir? Es necesario que aceptes que no eres una víctima de tu realidad financiera si por el contrario te das cuenta que eres gran responsable de ello te darás cuenta de que hay una gran diferencia ya que la solución no está en factores externos sino que la posees tú mismo.
Es muy común ver familias que tratan el tema del dinero como un tabú sin darse cuenta de que este comportamiento es peligroso porque el dinero después se viene convirtiendo en un problema dentro del núcleo familiar, tenemos que aprender a tomar nuestro rol de adulto en el tema y dar el ejemplo hablando del dinero de una forma natural para atraer las preguntas correctas y el pensamiento lógico.
Es hora de aprender

Si eres uno de los que se identifican con estas situaciones y no están conformes con la forma en que están administrando su dinero no es tarde para aprender y entrar en una verdadera conciencia financiera, no intentes engañarte ni excusarte con el hecho de culpar a otros de tu situación financiera sino más bien ten sentido crítico de todo lo que te rodea, y ten sentido común a la hora de ejercer tu autoridad con el dinero, cuestiona, pregunta indaga, no te quedes con un solo resultado, nada de eso está mal. Siempre da una milla extra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *