Adoptar una norma de consumo consciente y ser más feliz


Adoptar una norma de consumo consciente y ser más feliz
Adoptar una norma de consumo

En tiempos de acceso al crédito abundante, las personas tienden a aumentar el consumo de productos y servicios, incluso sin tener los recursos financieros disponibles en la actualidad.  Esta es la magia de los pagos de crédito y entrega, que nos permiten consumir enseguida; por otro lado este mismo crédito que en un inicio se muestra como un aliado en la satisfacción de nuestras necesidades y deseos puede convertirse fácilmente en un villano en caso de incumplimiento de los pagos. Muchas personas, ya sea por falta de planificación, disciplina, o por imprevistos de la vida cotidiana, terminan por hundirse en deudas y dificultades financieras varias y ponen incluso en riesgo el equilibrio personal, familiar y profesional.

1-Tener su equilibrio en el consumo, teniendo en cuenta sus necesidades y placeres


El consumo no solo se deriva de la necesidad de que las personas y empresas tienen que usar determinados bienes o servicios, sino que también viene de un deseo de satisfacer placeres individuales y colectivos. En este sentido, es fundamental comprender la diferencia entre la necesidad efectiva de compra particular, y que es solo por placer o por impulsividad, por lo que el proceso de toma de decisiones debe ser tan consciente como sea posible y de conformidad con el presupuesto.

2-Uso de los medios de pago que más se adapte a su realidad


El mercado actual ofrece una gran variedad de sistemas de pago para facilitar la vida moderna y proporciona agilidad en la compra y venta de bienes y servicios.  Ejemplo:

Pago por tarjeta de débito, cheque o efectivo 

Indicado para aquellos con un cuadro muy pequeño, y que usualmente tienen poco control de sus finanzas. La posibilidad de gastar más de lo que tenemos disponible, es pequeña, porque estos métodos, en general, requieren que tenga a mano dinero en efectivo o depositado en una cuenta bancaria. 

Pago con tarjeta de crédito 

Conveniente para los que puede controlar sus finanzas, ya que es un mecanismo que requiere de mucha disciplina, aunque podemos limitar y ajustar el techo de gastos de la capacidad de pago de cada uno. En este modo, tenemos un crédito a corto plazo, de hasta 30 días, dependiendo de la fecha de la factura.

3-Pequeños procedimientos para el uso de la tarjeta de crédito y organización de sus gastos

Tener sólo 1 tarjeta de crédito, preferiblemente con un límite que no exceda del 50% de su ingreso neto al mes, esto aumentará su capacidad para pagar la factura a tiempo, sin incurrir en multas e intereses. A cada compra que realice con la tarjeta anote el valor acumulado hasta el momento y poco a poco así comprueba la cantidad total desembolsada.

4-Evitar el crédito o entrega a largo plazo


Siempre que sea posible, hacer una valoración cuidadosa contra la necesidad real de un crédito a largo plazo y, sobre todo, pensar sobre la importancia de los valores involucrados para la programación a futuro. Si se endeuda más de una vez ¿Qué pasaría si de repente pierde su trabajo o pasa un problema grave de salud con su familia? Solo en ese entonces se evaluara si el pago sería un catastrófico incumplimiento o si es capaz de superar las dificultades, a la menor señal de este tipo de problemas lo mejor es cancelar la deuda y buscar otros medios de ingreso antes de que sea demasiado tarde.

5- Efectuar un ahorro


Si se dispone de aplicar un poco de capital cada mes durante varios años esto causara la construcción de un patrimonio interesante, que le permitirá vivir un futuro más tranquilo en el cual pueda realizar sus sueños y deseos, más seguro en situaciones de emergencia. Este proceso de formación de ahorros depende mucho de la disciplina, pero suele ser muy gratificante; existen personas de renombre que tienen información en muchas áreas pero no tienen la capacidad de acumular activos a lo largo de su vida y llega un punto en que ya solo gozan de la buena voluntad de otros.
Comprometerse usted y su familia y apartar una pequeña parte de sus ingresos, para la formación de un fondo fiduciario que les permitirá mayor comodidad y serenidad en el futuro. 

6-Tratar de vivir con menos y tener hábitos de reciclaje


De este tema se puede hacer un lema de vida, una costumbre y hasta un compromiso dentro de nuestro grupo de amigos y familia; además es una acción que no solo nos sirve económicamente sino que ayudamos al mundo, trate en la medida de lo posible reutilizar, reparar, transformar, o reciclar productos y envases y sobre todo reflexionar sobre sus necesidades reales y tratar de vivir con ese menos, pero feliz.

7-Adoptar un flujo de efectivo para mejorar la planificación y organización de sus gastos


Se recomienda, paralelamente a lo anterior, la adopción de un flujo de efectivo que le ayudarán en el registro de entradas y salidas para el pasado (flujo de efectivo sostenido), y proporcionará una visión para el futuro, con proyecciones de corto, mediano o largo plazo (flujo de  caja de diseño).
La clave en cualquier planificación financiera tiene como objetivo un mínimo de acumulación de riquezas, gastar siempre menos de lo que ganemos no importa cuál sea nuestra clase social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *